Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 20 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
DAMADUENDE
Damaduende Eterna
La Falda - Argentina
Perfil y blog en construcción.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Febrero 2010
Madamme Zela, parte V: Elena
Madamme Zela, parte IV: El plan
Madamme Zela, parte III: Don Tito
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Enero 2009
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

08/02/10 | 17:59: Albin dice:
hola dama de esporádico vuelo
25/07/09 | 01:19: MARILEN ZWEIFEL dice:
VAMOS CHILENA QUE HAY INSPIRACIÓN DE SOBRA EN TU PAIS PARECEN QUE LAS MUSAS VIVENPOR AHÍ ,CONOZCO CHILE SUR Y TE JURO QUE ME COSTÓ VOLVERME.ME GUSTAN TUS ESCRITOS.VOLVÉ PRONTO,SAHUMERIO DE VAINILLA
06/06/09 | 23:55: Albin (blog deambulador nocturno) dice:
no entiendo, ¿sigue?
Vínculos
Miradas escritas al acrílico Miradas escritas al acrílico


Suele confundirse profundo con complicado cuando en realidad es exactamente lo contrario lo simpl... Ampliar

Comprar$ 30.00

Entrá a Radio La Quebrada

DAMADUENDE


A


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Madamme Zela, parte V: Elena



Elena siempre había sido la oveja negra de la familia. Se casó con Eduardo, un alemán que la doblaba en edad, y se escapó del control familiar. La hija, Chichita, era su mayor preocupación. No confiaba en Zela, egoísta, de mal carácter, acomodaticia.

Zela tenía una mal llevada soltería. Durante sus años mozos sirvió como institutriz de los niños de unos estancieros de Río Cuarto, en Córdoba. Los muchacho ya eran mayores y Zela aún vivía con ellos, en calidad de dama de compañía de la señora de la casa... O, como diría la perspicaz hija de los acendados, como "querida" de su padre.

El caso es que zela tuvo que acudir a cuidar de su padre enfermo. Sola como un perro: Elsita, la menor, vivía un tórrido romance con un médico (aspirante a médico, en ese entonces). Elena vivía en Alemania con su familia y Gerardo, el hermano varón, combinaba peleas en bares, juego y borrachera con su carrera militar.

Pero Zela, a quien más envidiaba era a Elena, quien supo escapar del control familiar, quien mantuvo su carácter para cuidar del marido enfermo y de la hijita caprichosa.

Al fin, Zela se vio obligada a prolongar su estadía en la casa paterna. Tan así fue que jamás regresó a la estancia. William, el estanciero, murió al poco tiempo. Doña Inés, la esposa, no volvió a darle entrada a Zela, ya que muerto el marido y crecidos los hijos sentía que era más saludable prescindir de ella.

Así, Zela se llenó de rencor y amargura. Claro, fue la única que se quedó a cuidar a los padres, ya que los demás hermanos estaban demasiado ocupados con sus propias vidas. Era eso: Zela no tenía vida propia. Había vivido la vida de sus padres, luego la de sus patrones, y nuevamente la de los padres. Bueno, tanto sacrificio merecía una recompensa: la casa paterna.

No contaba con que Elena tenía un elevado sentido de la justicia: la casa se repartiría entre los cuatro hermanos al ser vendida, a partes iguales.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS